#PAOKollektiv


A partir del grupo Yottagon y el Daniel Bucksteeg Trio surgió, en el verano de 2016, el PAO Kollektiv, el cual actualmente se compone de siete músicos provenientes de géneros co-mo el jazz, el rock, la electrónica, el hip-hop o la música clásica, estando todos ellos invo-lucrados en varios proyectos paralelos. Sin embargo, no se echan para atrás a la hora de abandonar su zona de confort musical para colaborar, experimentar y dar rienda suelta a sus ideas, lo cual es el fundamento creativo del colectivo.

Los PAOcolitos (o PAOkolyten), como se hacen llamar cariñosamente, organizan periódicamente conciertos, para los cuales da un paso al frente uno de los miembros como director, compositor y organizador involucrando, también, a músicos que no forman parte del colectivo.

De esto surge una obra de arte emocionante y abstracta que, a pesar de su potencia experimental atrae a un amplio público, que se deja llevar por la novedad de una odisea musical.


#Yottagon


„¡Pero a mí también se me hace raro gestionar siempre estos temas con cuatro pulsos! Vaya m*§$%=!“

 

Las palabras del productor lo dicen todo acerca del momento en el cual trata de recoger los fragmentos de su orden mundial después de que Yottagon haya actuado sobre él. Un grupo que suena como la mezcla perfecta entre un perpetuum mobile y un cubo de Rubik. Cuando, por un breve instante, se cree haber reconocido la forma, su música se deforma e inventa para sus oyentes cada vez que se escucha, rompiendo con cualquier moral, si es que hubo alguna. Si bien estas líneas pueden resultar abstractas, al lector/la lectora le resultarán perfectamente congruentes una vez se haya atrevido con alguna de las piezas de estos cuatro PAOcolitos de Colonia Osnabrück y Solingen.

 

 

Yo sólo digo que en 2019 se yottagonea.

 

 

 

 

 


#DanielBucksteeg 


„¡Nací en un pequeño pueblo de vacas y no tuvo gracia!“

 

Y da la sensación de que pasó la mayor parte del tiempo inventando acordes y puliendo escalas. Lo que surgió de aquello se puede ve y se oye. Su música es catalogable entre el Yogi-Jazz y el sonido de una trituradora de metal. No hay que alarmarse si se entra en un trance extático. Su atmosférica guitarra aparece en bastantes proyectos. Su DanielBucksteegTrio, Thieves In Love o Les Blue Jay Sisters – por nombrar unos pocos. Además, forma parte de la priemra generación del PAOKollektiv, corriendo el primer concierto de su historia a su cargo.

Hoy se siente en casa tanto en varios escenarios, como en las calles de Europa.

Y no solo tiene gracia, sino que, además, mola.


#CidukkhaOhn


"Si esto no te gusta, pues vete a otro lado"-

 

pensó Cid-Joey Meyers de forma pragmática y tomó la decisión de escuchar música en otro sitio. Así, hizo su hatillo en su ciudad natal, Vechta y puso rumbo hacia nuevos puertos. Concretamente, el de las orillas del Rin en Colonia. De esta forma nació la idea de hacer de la producción musical su nicho. Aunque impedido por una buena porción de diletantismo y una aún mayor de desconocimiento, pronto se vió reflejado en los bajos fondos de la World Wide Web e hico fervoroso acopio de lo que la Madre Virtual ponía a su disposición. Lo cató y le gustó lo que el ojo de su oído vio. Sonidos, bases, ruidos y tonos. Luego comenzó a producir música con aquello que cataba, sampleando, haciendo malabares y perdiendo los estribos. Colonia se volvió, una vez más, testigo del nacimiento de un polifacético poeta de la música electrónica.

Y, así, nos encontramos a Cidukkha Ohn, a veces como rapero sobre el escenario, otras escondido tras la EAD y las cajas de ritmos digitales o ya como parte del PAOKollektiv, en el cual, finalmente, es un testarudo más entre muchos.Wenn es dir hier nicht gefällt dann geh doch woanders hin",

 


#HerrWolberts

„Durante un evento Rooz me llamó “Profesor Chiflado”. Nunca lo olvidaré”

 

Herr Wolberts no solo es el profesor de física de todas/os nosotras/os, sino también el Frankenstein de los PAOcolitos. En el sótano de Burgistán, una torre en el quinto pino, en Bornheim, montaba monstruosas bases que portan nombres como Majika Yo, o algo así. Nadie sabe lo que significa. Se rumorea que sus monstruos vienen al mundo cuando menos se los espera. Pero no son nada sin su maestro, cuyos dedos guían sus movimientos. Eminente, califica él mismo su estilo como jazz-hop y obra como un sabio hechicero que invoca más que meras samples concatenados y beats que se salen de la norma bajo la larga sombra de su abrigo, aturdiendo a quien se convierte en testigo de los hechos y, a decirse sobrios, no se atreven nunca más.



#Ellndividuo

 „A veces lo llamo rap con swing, porque siempre quiero meter algo del swing que tenemos los cubanos.“

 

Tiene swing, es único e irrepetible en Cuba.

Es El Individuo.

Conocido en la isla por su ciclo Rimas del Espacio, se le considera una de las figuras más influyentes de la escena musical urbana de La Habana. Escribe sus temas con la conciencia de que no existe ninguna verdad universal y que solo puede transmitir su propia verdad, basada en sus experiencias y su efecto como artista y habanero. Con sus palabras abre las puertas hacia un espacio nuevo, lo ilumina con perspectivas acuarelísticas y escenifica el discurso acerca de la identidad afrocubana desde cero. 

Desde un punto de vista musical conecta los elementos poéticos y percusivos del rap cubano y crea, así, un flow positivo muy propio que desemboca en el paisaje sonoro caribeño del reggae, dancehall y jazz cubano.

 


#DJLápiz


„Musicalmente siempre intento combinar flow y reggae con base de rap con un estilo personal; con mis letras me ocupo de temas sociales con una energía que se centra en el dar amor y paz.”

 

Hablamos de un león, no solamente por su melena, sino también por su actitud. El rey de la selva ruge y se le escucha. El cubano DJ Lápiz es uno de los artistas que más decisivamente ha estado involucrado en el desarrollo de la escena underground de La Habana en los últimos años. No solo ha producido estrellas de la talla de la rapera cubana Danay Suárez, así como múltiples miembros de la escena, sino que él mismo es uno de los artistas de más renombre de la isla. Su casa está en el reggae, un género para el cual a penas hay intérpretes. Sin embargo, se hace eco, pues Lapiz es un nombre conocido para cualquiera. Produjo en 2016 su primer álbum en solitario, que lleva el nombre de Puro en Babilonia, una obra innovadora para la isla que fascinó de forma extática a la escena de allí. Desde principios de 2018 es el frontman de la banda de reggae Cuban Lions, en la cual vive un auge como productor, compositor y arreglista. 


#CubanLion


„Practicamos un estilo de reggae de raíces con toques de ragga y dancehall, siempre con una base de percusión afrocubana que le da a nuestra obra un estilo especial; con textos, que defienden la libertad, la justicia y la paz.”

 

Fundado en 2016 en Santiago de Cuba para calmar la sed que la isla sentía de este género de origen jamaicano y su estilo de vida, el grupo Cuban Lions puso rumbo a La Habana para desarrollarse artísticamente allí, colaborar en la escena alternative y convertirse en una pieza clave de la misma. Los seis miembros retoman la arquetípica version del género, cuyo sonido ya solamente se encuentra en vinilos viejos, polvorientos y usados, y lo reviven en un scenario inesperado. Sin embargo, su música se mantiene rica en influencias de otros estilos como el funk o el rap, manteniendo el regusto y los sonidos de su propia tierra.  Son los únicos en hacer esto en La Habana. Su misión y papel en la escena urbana de La Habana está claramente definida. El género debe contribuir a la creación y consolidación de una comunidad que aporte a la vida cultural por medio de colaboración y crecimiento colectivo. Por otro lado, aspira a promover una actitud reflexiva y pensativa que tenga un efecto positivo sobre su público mediante las prácticas culturales y estéticas del reggae. Sus letras transmiten tolerancia y una filosofía pacífica que provienen de un sincero amor a su hogar y a la libertad.